Un Cachito de JULUIS

La empresa>

Cachito es incandescente, divertido, animado y enormemente creativo. Espontáneo, sencillo y muy natural.
Y a partir de ahora, la mascota que acompañará a la imagen corporativa que, tras más de 30 años tiene JULUIS.

UN CACHITO DE JULUIS

Os presentamos a Cachito, un Cachito de JULUIS.

Guardando un atento equilibrio entre ambas, la imagen corporativa de siempre: muy Bauhaus, racional, sencilla y bastante geométrica; y Cachito, que llega para revolucionarla, aprovechando la nueva aventura que vamos a emprender en internet.

Y Cachito, Cachito… ¿por qué incandescente?

En JULUIS hemos querido recuperar la incandescencia, ya casi desaparecida, en primer lugar porque fue la primera forma de generar luz a través de la energía. Y en segundo lugar porque es una de las fuentes de luz con mayor rendimiento lumínico y la que mejores características cromáticas presenta. Es decir, su temperatura e índice de reproducción de color son de una productividad extraordinaria, tanto que ningún otro tipo de fuente de luz es capaz, por ahora, de ofrecer.

Además, que mejor forma de representar una gran idea….

Sin duda es muy fácil echar a perder un gran proyecto perfectamente elaborado y muy trabajado, si en él no interviene un excelente, paciente y muy definido estudio de iluminación.

La iluminación, trascendental,importante, significativa...

En JULUIS la parte más trascendental, importante, significativa y difícil de conseguir en cualquier tipo de proyecto, es sin duda una perfecta e inmejorable iluminación.

Controlar los brillos, la reflexión, el deslumbramiento, los rebotes indirectos… Anticipar el movimiento, la emisión y el efecto de las sombras; dominar las temperaturas de color, los valores lumínicos, las intensidades, el rendimiento y los niveles; conocer  la luminancia o la capacidad de absorción…

En definitiva: saber anticipar el comportamiento lumínico, el cual incidirá irremediablemente en todos y cada uno de los elementos que intervienen en la ejecución de cualquier proyecto de diseño (materiales, acabados, mobiliario, textil…), es nuestra máxima en cada una de las proyecciones que ejecutamos.

Desde el principio en JULUIS diferenciamos y establecemos claramente qué tipo de luz es para ver, cual es para mirar, y cual para contemplar. En cualquier caso, tiene que ser sutil pero esencial, creando una atmósfera única, tranquila, suave y sobre todo muy especial.

La iluminación nos hechiza e hipnotiza; nos cautiva con inmensa pasión. Toda esa energía, fluyendo por cada rincón del espacio: cálida, apetecible, amistosa, accesible… Un calor que no solo invade el ambiente o el entorno, sino también a nosotros mismos, en nuestro estado de ánimo, y en nuestra capacidad para ser y sentir. Influyéndonos indirectamente día a día.